obras


titulo


presentación
diversidad
concha
torsión

Presentación


Resulta imposible reflejar en un espacio tan pequeño todos los aspectos concernientes a la biología de un grupo tan extenso y complejo como el de los moluscos. Para algo semejante sería necesario recurrir a un buen libro especializado, así que esta breve referencia va a limitarse a algunos de los aspectos mas interesantes y menos obvios para el profano. Casi todos los datos de esta sección (salvo indicación expresa) están sacados del excelente libro de P. A. Meglistch, "Zoología de Invertebrados", publicado en España por Ediciones Pirámide (Madrid, 1986)

Introducción


Los moluscos son uno de los grupos de animales más amplios conocidos. El número de especies vivas se calcula entre las 80.000 y las 150.000, conociéndose además unas 35.000 especies fósiles. De este dato y de la gran variedad de hábitats que han colonizado (prácticamente todos los del planeta) puede deducirse que han logrado un gran éxito evolutivo. Por otra parte, su interés económico y cultural los han convertido en uno de los grupos de invertebrados mejor conocidos científicamente. Zoológicamente se caracterizan por ser metazoos (o sea, animales pluricelulares) celomados (o sea, que poseen una cavidad interna que les proporciona interesantes capacidades de organización corporal) no segmentados (o sea, que su cuerpo no está formado por unidades básicas repetidas), aspecto éste último que les diferencia de las otras dos grandes líneas evolutivas de los invertebrados: los Anélidos y los Artrópodos.

Anatómicamente, el cuerpo de los moluscos suele dividirse en tres partes: cabeza, que contiene los órganos sensoriales, pie, órgano musculoso generalmente utilizado para el movimiento y masa visceral, conjunto de los órganos internos. Esta masa visceral está muy desarrollada y se sitúa dorsalmente, estando envuelta por una membrana compleja, el manto que es el responsable de la formación de la concha. A su vez, el manto forma un repliegue que, junto con la pared del cuerpo delimita un espacio llamado cavidad paleal, donde se encuentran las branquias. Todos estos caracteres están siempre presentes en el grupo, aunque pueden presentar grandes variaciones en función del modo de vida.


La cuestión de la diversidad

Los moluscos constituyen uno de los grupos animales más diversificados: no resulta demasiado evidente la relación que une a las almejas con los caracoles, los pulpos o los quitones. Sin embargo, dentro de las distintas ramas en que se divide el phyllum (o grupo) sí que se mantiene una cierta homogeneidad: las almejas se parecen a los mejillones o los pulpos a los calamares.

La explicación de la amplia variedad de formas está probablemente en la enorme antigüedad de su linaje: los moluscos existían ya antes del Cámbrico (hace unos 600 millones de años) y al finalizar este periodo (hace 500 millones de años) ya estaban bien definidos todos los grupos actuales. A partir de aquí se produce un largo proceso de adaptación independiente en el que se van colonizando todos los medios posibles y van surgiendo las especies que conocemos.

No obstante, de la organización interna de los moluscos actuales puede deducirse cómo debió de ser su antepasado hipotético, el llamado "molusco ancestral", en torno al cual existe un amplio consenso.